• Agotamiento físico y mental sin motivo

  • Malestar general

  • Dolor generalizado

  • Ansiedad

  • Rigidez en tendones

  • Insomnio

  • Cefaleas y migrañas

  • Debilidad capilar

  • Dermatitis y eccemas

  • Alergias

  • Falta de apetito sexual, disminución de la líbido

  • Desgana, desidia, falta de motivación

  • Zumbidos en los oidos

  • Falta de concentración

  • Pérdida de memoria a corto plazo

  • Depresión

  • Nerviosismo

  • Negatividad

  • Tristeza sin motivo aparente

  • Resfriados continuos

  • Estrés

  • Irritabilidad

  • Desorientación

  • Déficit de atención e Hiperactividad

  • Epilepsia

  • Problemas de tiroides

Cada vez son más los estudios que relacionan la contaminación electromagnética con enfermedades como Alzheimer, Parkinson, Esclerosis Múltiple, TDAH, Autismo y otras enfermedades modernas y/o raras cuyo origen se desconoce.

Fuente: Instituto Karolinska (Estocolmo, Suecia).